martes, 17 de abril de 2012

REFUGIO DE ARENA

  
Sin necesidad de cerrar los ojos
ni ocultar la mirada,
tomé refugio 
en la cálida duna
de cremosa arena rodeada.

Inundé mis costillas 
con la brisa del mar,
agarré con mis dedos
suavemente la luz
y la posé en mis senos.

Y ahora escucho embelesada
la plegaria silenciosa
de mi gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante